Estoy segura de que aquellos que vivís en Madrid habéis oído el nombre tan curioso de esta calle que desemboca en Embajadores: la calle Sombrerete. Sin embargo este nombre tan aparentemente divertido tiene un origen un tanto dramático y que hoy os quiero contar.

En sus orígenes esta calle se llamaba realmente Sombrerete del Ahorcado y esto tiene su porqué.

Había un maestro pastelero llamado Gabriel de Espinosa, natural de Madrigal de las Altas Torres (Valladolid) que suplantó al desaparecido Rey de Portugal D. Sebastián allá por 1590. En ese momento Felipe II de España era también rey de Portugal y por supuesto no le convenía en absoluto que apareciera ningún otro rey.

Se inició un proceso en el que no solo se condenó a muerte a Espinosa en 1595, sino también a dos personas “de calidad” que afirmaron reconocer en el pastelero al  verdadero rey. Eran Dª Ana de Austria, monja del convento de Santa María la Real y al vicario de dicho convento Fray Miguel de los Santos, portugués muy relacionado con el desaparecido rey Sebastián.

El 15 de octubre de 1595 Fray Miguel de los Santos fue recogido de la cárcel y llevado a la iglesia del monasterio de San Martín donde se le puso un “sombrerete” con el que regresó a la cárcel donde se le comunicó su condena a muerte y el escarnio de recorrer las calles de Madrid hasta la Plaza Mayor.

Una vez muerto el vicario el sombrerete fue paseado por la Villa en lo alto de un palo y arrojado a un montón de estiércol, de ahí surgió el nombre de la Calle Sombrerete que es recordatorio de estos sucesos.

Los investigadores han llegado a la conclusión, tras exhaustivas lecturas y análisis del proceso y de toda la documentación guardada, que es muy probable que Espinosa fuera el verdadero rey portugués y que Felipe II inventó toda esta historia.

¿Conocíais estos hechos?

El curioso origen de la Calle Sombrerete en Madrid
¿Te ha gustado?