Claves para elegir el mejor tipo de fieltro

 

Ahora que se acerca el otoño y empezamos a pensar en sombreros, el material que enseguida se nos viene a la cabeza es el fieltro.  Es el material por excelencia para los sombreros de otoño e invierno.

Hace tiempo os hablé de los tipos de fieltro que podemos encontrar en el mercado para la confección de sombreros. Pero hoy quiero centrarme en un tema que considero realmente importante y que casi nadie tiene en cuenta a la hora de comprar los conos o capelinas.

Seguro que en más de una ocasión te ha ocurrido que has tenido un sombrero en tus manos y al tacto te has dado cuenta enseguida de que tiene una textura que te gusta pero algo falla, el fieltro es demasiado fino y eso hace que parezca de mala calidad. ¿Verdad que te ha ocurrido alguna vez?

 

Fieltro velour

Aquí es donde entra el tema del que hablamos hoy: el gramaje. El grosor del fieltro es un detalle que todo el mundo pasa por alto y, en mi humilde opinión, es un factor decisivo a la hora de que la pieza tenga el aspecto que estás buscando y solo con mirarlo sabrás que tu sombrero es de buena calidad.

Los gramajes habituales de los conos y capelinas, tanto en fieltro de lana como en fieltros velour, mohair o melusina, se fabrican en 90 grs., 110 grs., 120 grs. e incluso 130 grs. A menor gramaje, más delgado es el fieltro.

No todos los trabajos requieren el mismo gramaje y, por supuesto, nuestro gusto también condicionará que trabajemos con uno u otro.

Creo que es un detalle que siempre olvidamos y me parece de suma importancia para que nuestros trabajos luzcan como se merecen.

En nuestros cursos de sombrerería básica, donde se aprende a manejar el fieltro, utilizamos siempre diferentes tipos de este material y con diferente gramaje para que vosotros mismos veáis la diferencia entre uno y otro. De esta forma se aprende a trabajar con diferentes texturas y grosores.

Y tú, ¿habías tenido en cuenta este detalle?