(Sombreros de Maor Zabar Hats)

Sí, has leído bien: utilizar el aerógrafo para tus piezas de sombrerería ¿No se te había pasado por la cabeza? Pues estás limitando el resultado final de tus creaciones. Pero antes de entrar en materia quiero aprovechar para decirte que estaremos de vacaciones en el blog hasta el próximo 9 de enero, andaremos liados ultimando los detalles de nuestra colección Mata Hari, así que vacaciones, lo que se dice vacaciones, creo que no vamos a tener. Si no leíste el último post sobre nuestra Colección de Alta Costura debes ponerte al día.

Y ahora sí: el aerógrafo.

A veces sabemos manejar diferentes técnicas pero casi nunca se nos ocurre que podemos combinarlas para conseguir resultados espectaculares y diferentes. ¡¡¡ Mal hecho!!!

Sabes dibujar, sabes bordar, sabes una técnica concreta de pintura, sepas las técnicas que sepas estoy segura de que puedes utilizarlas en sombrerería. Y ¿qué vas a conseguir utilizándolas para tus tocados o sombreros? Pues resultados que nadie más va a obtener porque ellos no están utilizando sus conocimientos para innovar.

INNOVACIÓN, me lo has oído decir muchas veces pero ¿lo estás llevando a cabo? Pues hoy te voy a contar como puedes empezar a aplicar tus conocimientos a este arte de la sombrerería.

A lo mejor en alguna ocasión has pintado con pinturas acrílicas, acuarelas, tintes, óleo o cualquier otro tipo de pintura, y quizás no hayas utilizado en la vida un aerógrafo y no sabes lo que te estás perdiendo porque te permite conseguir unos degradados de color imposibles de realizar a mano.

El aerógrafo es una herramienta de fácil manejo a la hora de pintar pero un poco delicado en su limpieza. Es necesario limpiarlo a conciencia después de cada trabajo para que no queden pequeños restos que puedan obstruir la salida de pintura la próxima vez que lo utilicemos.

Básicamente el aerógrafo tiene una forma similar a la de un bolígrafo o pluma y consta de diferentes partes desmontables.

En cuanto a la técnica de pintado creo que es cuestión de practicar, practicar y practicar más, porque al principio puede parecerte algo complicado pero ciertamente no lo es, solo necesitas perderle el miedo y ponerte manos a la obra.

Y ahora viene la pregunta del millón ¿cómo utilizarlo en sombrerería? Pues deja volar tu imaginación: puedes usarlo sobre todos los tejidos que imagines, sobre el termoplástico, en tus flores, en las plumas, en las bases ya hechas o las que tú confecciones, en fin … como ves no hay límites.

Y para que veas con tus propios ojos a qué me refiero echa un vistazo al trabajo de un sombrerero israelí, Maor Zabar, la fotografía que abre el post de hoy es parte de una de sus colecciones. Su trabajo es impresionantemente creativo y muchas de sus piezas están basadas en técnicas de pintura, entre otras.

Así que ¿porqué no probar y ver el resultado?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies