Son la sensación del verano y no pueden pasarte desapercibidos porque son perfectos para cualquier ocasión y con cualquier outfit que decidas llevar, bien sea informal o no.

Del outfit te encargas tú, yo quiero contarte los tipos de turbantes que hay y sus características.

Existen diferentes variedades aunque básicamente se dividen en blandos y rígidos. Los blandos estoy segura de que los habéis visto desde hace un par de años, están los de licra que ya vienen confeccionados y a los que solo tienes que añadirles una decoración.

Dentro del grupo de los blandos, existen aquellos que se confeccionan en diferentes tejidos según un patrón que previamente has preparado. Si lo vas a confeccionar tú misma, primero deberías tener un diseño que te servirá de guía a la hora de sacar el patrón.

Este patrón constará de 2, 3, … 6 piezas dependiendo del modelo que decidas hacer.

Pero mis favoritos son los turbantes rígidos porque su apariencia es exquisita frente a un turbante blando. Este tipo de pieza encaja a la perfección con todas las fisionomías y al contar con una base rígida el abanico de posibilidades a la hora de la colocación del tejido y la decoración son infinitas.

No puedo negar que me encantan pero es que trabajarlos aún me gusta mucho más. Es por eso que he decidido crear un nuevo curso: Confección de Turbantes, cuyo dossier aún no tengo redactado pero te enseñaré a confeccionar un turbante blando y otro rígido para que tú misma puedas aprender in situ las diferencias de ambos y decidas cual es tu favorito.

No puedo enseñaros aún las fotografías de los que he confeccionado para la próxima colección pero sé que os gustará aprender a crearlos.

¿Te vas a animar?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies